Cristian Aranguiz, candidato a Alcalde por el PS y el PRO

Entregamos la quinta entrevista a los candidatos a Alcalde o Alcaldesa de la Primaria Ciudadana de Providencia, que se llevará a cabo, el próximo domingo 20 de diciembre de 2020. Conversamos con el sociólogo Cristián Aranguiz Salazar, candidato que cuenta con el respaldo del Partido Socialista y el PRO (Los Progresistas), reside en nuestra comuna desde 2007. Vecino que valora la cotidianidad y encanto del Barrio Seminario- Vaticano Chico, donde reside. En lo laboral se ha dedicado a la asesoría, investigación y docencia, en particular en materia relacionadas con Educación y Trabajo, Organizaciones, Sustentabilidad  

¿Cómo se genera esta candidatura a Alcalde?

En lo personal ha nacido de una inquietud que yo he tenido respecto a mi trayectoria en la comuna, si vemos una génesis podríamos decir que es una inspiración de como yo vivo en mi sector, en mi barrio, la vida cotidiana que hoy tiene Providencia. Vivo en la comuna desde 2007, con algún paréntesis del tiempo que tuve que salir a realizar un Doctorado en España, ahora, si miramos cuanto ha cambiado Providencia desde el 2007 al 2021, bueno, la verdad es que nada.

Esta comuna está estancada, gobierna la inercia, está aletargada en términos de energía o estado de ánimo. No vemos avances ni desarrollo en ningún tema; como vecino conozco las necesidades y comparto los dolores de la comuna, porque soy un vecino activo. Además, vivo en un barrio, Seminario-Vaticano Chico, donde de verdad hacemos vida de barrio, salgo a comprar el pan y uno conversa con el zapatero, con el señor que tiene su tienda de antigüedades, con la señora Lucia del kiosko o con mi vecina Miriam, de al frente, que vende almuerzos, en fin. 

Hacemos vida de barrio y eso nos hace encontrar muchas coincidencias, mucho más allá de los colores políticos, todos coincidimos en que Providencia puede más y también que atravesamos una situación grave. Los vecinos de El Salvador, Seminario y Vaticano Chico, nos sentimos el patio trasero, pasamos del abandono al olvido, esto último lo dice incluso gente que votó por la administración de Matthei.

Esta es una candidatura que nace desde una inquietud vecinal, de una inspiración personal por poder representar estos dolores, desafíos y sueños, que las y los habitantes de Providencia tienen respecto de su territorio.

Ahora bien, en términos procedimentales, en el marco de mi militancia, desde el Partido Socialista se me hizo una invitación para concurrir a un proceso de primarias, acepté per hice ver que como vecino Cristian Aranguiz Salazar construye un programa que emerge de los propios vecinos. Este no es un programa que obedece a lineamientos doctrinarios o que emanen de una Congreso, en fin. No se trata de un programa enriquecido con distintos aportes, evidentemente el Partido Socialista tiene una mirada respecto al desarrollo urbano y local, que es un insumo relevante para mí como el apoyo y enfoque territorial de la Diputada Maya Fernández.

Tuvimos hace poco, conversaciones con Jorge Baradit, sobre cómo gestionar un municipio que converse con un proceso mayor que es el cambio y la reconstrucción de Chile, Todo esto lo digo para traslucir que hay un trasfondo de cambio social que me invita a participar de este desafío.

Por último, además la concurrencia de una primaria, desde el centro a la izquierda, en un proceso unitario que está en la lógica de construir un nuevo pacto social para el país … bueno, nosotros en Providencia queremos construir un nuevo pacto comunal.

Lo he dicho antes, yo estoy pensando en el Providencia 2030, para hacer algo diferente, no como hoy que, si le preguntas a los vecinos los cambios significativos de los últimos 20 años, te dirán que nada y gran parte que la comuna se echó a perder. Acá en el barrio tenemos una frase: No hay un Vicuña Mackenna para arriba y Vicuña Mackenna para abajo es Infante para arriba e Infante para abajo. No puede ser que sectores acomodados de la comuna tengan privilegios que otros sectores no tienen, es cosa de ver Bellavista, Santa Isabel, por acá hay muchas falencias en distintas materias.

En esta parte de la entrevista te invitamos a echar a volar la imaginación. Resultaste electo Alcalde de Providencia y debes tomar tu primera medida, ¿Cuál sería?

Sin duda que modificar el Plan de Desarrollo Comunal (PLADECO), lo sometería una revisión y también a todas las políticas y programas vigentes en el Municipio. Tenemos una oportunidad histórica, porque el PLADECO vence en este periodo, por lo tanto, es el momento oportuno para poder construir uno nuevo con una alta participación, informada y masiva, pero también vinculante. Se trata de pensar la Providencia para los próximo 30 o 40 años. Decidir sobre que tipo de comuna le queremos entregar a nuestros hijos e hijas. La revisión de este instrumento, sin lugar a dudas, asociado a las funciones y atribuciones de las autoridades municipales, sería mi medida uno.

¿Cómo hacer que la participación ciudadana sea una materia que pase del discurso a la acción? ¿Más teniendo en cuenta nuestra realidad comunal, que se ha caracterizado, desde hace un tiempo, por contar con vecinos activos y empoderados?

En esto tenemos un punto central, hay que entender que el concepto de participación ciudadana o el de municipio ciudadano, no es algo nuevo. El Gobierno comunal de Josefa Errázuriz tuvo el eslogan del municipio ciudadano, de hecho, Providencia Participa fue parte de ese proceso. La idea no es nueva.

Yo no quiero hablar de un municipio ciudadano, prefiero hablar de un “municipio de barrio”, más cerca de los vecinos, un municipio vecinal. En el cual las Juntas de Vecinos sean relevadas al lugar que les pertenece, donde sean los catalizadores e impulsadores de soluciones a los problemas, necesidades, deberes y derechos de sus vecinos. Sin duda que para ello tenemos dificultades institucionales y legales. Una ley de participación ciudadana que impide desarrollar algunos de estos atributos, por otro lado, nunca debemos olvidar que el cambio de la ley orgánica de municipalidades emana de 1989 y es la que nos rige hasta el día de hoy. Es decir, estamos pensando tener una mentalidad del s XXI con una ley del s XX.

Eso significa que hay desafío importante: como construir ciudad a la par de una Nueva Constitución. ¿Qué hacemos mientras esté lista esta nueva carta magna? ¿De aquí al 2022 seguramente? Lo primero es hacer mucha educación cívica, porque para poder generar una ciudadanía activa y participativa, debemos tener claro cuáles son nuestros derechos y responsabilidades. Y como, lamentablemente, los gobiernos han cercenado la educación cívica de los currículos de los colegios, debemos empezar a nuestros ciudadanos desde la infancia. Desde la educación municipal, pero también en los espacios públicos, para conversar sobre la Providencia que queremos y, a partir, de ello generar ciudadanía.

Desde la dictadura esta fue una derrota cultural que sufrimos, desde entonces, el tejido social fue destrozado con la metralleta en la mano y lo que queda de ese tejido social, lo que hemos podido recuperar, está alojado en algunas comunidades y organizaciones de base territoriales que, sin embargo, sólo son consideradas por las municipalidades como usuarios de beneficios o como clientes. ¿Qué pasa con el vecino que no participa en alguna de esas organizaciones? Reproduce un modelo de conducta individual, ciertamente está en su derecho, pero no está bien para los demás y no tiene nada que ver con el municipio vecinal que queremos construir.

Pese a las restricciones institucionales, la municipalidad puede facilitar la contraloría social de su gestión haciendo los esfuerzos presupuestarios pertinentes y coherentes.

Cristian, se ha dejado sentir gran molestia por parte de los vecinos en materia de reciclaje, en vez de avanzar retrocedimos –dicen- y también rechazan la insólita acumulación de basura en las calles de nuestra comuna. ¿Qué hacer en esa materia?

Acá tenemos dos problemas. El primero es normativo, asociado a la forma en que el municipio entiende que debe abordar el tema de la basura, esto es entender que se trata solo de recoger basura, no hay una mirada ambiental. Entonces la gestión de la basura está limitada a determinar cuántas veces pasa el camión recolector, el resto del proceso es responsabilidad de las personas. De hecho, en nuestro barrio tenemos este problema de lunes a jueves hay recolección, pero llega el fin de semana y comienza el basural.

¿Por qué? Bueno hay varias respuestas. Lo primero es que la municipalidad tuvo respuestas fallidas, más bien no tuvo respuestas, a los efectos del estallido social y la pérdida de los contenedores de basura que trajo aparejada. Nunca hubo reposición, por el contrario, se usó el antojadizo argumento: para que vamos a poner contenedores si los van a quemar. Esa es una mirada mezquina, sin sensibilidad respecto del vecino. Mira independientemente del juicio de valor que tenga frente a la movilización, mi responsabilidad es reponer los contenedores independientemente si los queman o no, porque los vecinos y vecinas no pueden vivir en la inmundicia, más en medio de la crisis sanitaria por la que atravesamos.

Respecto al reciclaje, es un tema cultural asociado al rol de cada uno de nosotros en torno a la gestión de nuestra propia basura, eso es un paso más allá de lo que se denomina el eco-socialismo. Esto es que tenemos que pasar de las preocupaciones individuales a las preocupaciones colectivas, dejar de creer que somos sujetos de consumo y entender que tenemos una economía circular. Para que eso ocurra tenemos que hacer una educación cívico-ambiental para obtener “basura cero”.

Esta es una idea muy en boga, un lindo titular, pero no sirve de nada si no se generan programas de reutilización, reciclaje, recuperación de tus desechos. Tengo la impresión que las iniciativas que existen carecen de una mirada integral, son iniciativas más bien barriales. Expresión de ello es el compostaje que realizan los vecinos y vecinas del Vaticano Chico, por ejemplo, que tienen mucha conciencia ambiental pero que pueden ser situaciones aisladas, necesitamos medidas más globales, que abarquen todo el espectro comunal.

Los vecinos también sienten que estos años hemos perdido mucho respecto a calidad de vida, que hay un deterioro urbano y de las áreas verdes, el cierre de Bibliotecas o un programa cultural elitista, en fin. ¿Compartes esta sensación?

A ver, esto es Providencia, esta comuna debiera tener los más altos estándares de calidad de vida. Independiente de como un quiera desarrollar sus trayectorias vitales, tenemos que tener una línea base de alto estándar de calidad de vida. Esta es una de las comunas más ricas de Chile y, lamentablemente, tenemos múltiples problemas que se encuentran fuera de la mirada de la gestión municipal.

Soy un convencido que Evelyn Matthei tiene el síndrome de Piñera: está desconectada de la realidad social que viven los vecinos y vecinas de su comuna. Como ejemplo, hablábamos recién de la basura, pero también de la seguridad ciudadana.

Tenemos una seguridad municipal que llega tarde y mal, tampoco da orientación a los vecinos. Nuestros adultos mayores están abandonados, sin que existan políticas especiales para ellos. Tenemos espacios públicos deteriorados, una cultura elitista, secuestrada en el Teatro Oriente, parece que sólo lo clásico es cultura. Todo esto tiene una lógica el esfuerzo que hace Evelyn Matthei está dirigido a elitizar la comuna y es por eso que se produce el clivaje entre ella y los barrios más acomodados de la comuna, que reciben más atención de su parte, en desmedro del resto que es mayoritario y que votó de forma rotunda por el Apruebo.

Tú también lo decías, las bibliotecas públicas hoy están cerradas bajo el argumento que no hay recursos. Ha habido un aumento del 70% de personas en situación de calle en la comuna y no hay respuesta inmediata. Yo diría que, de verdad, nos estamos transformando ha perdido su buen nivel de calidad de vida. No quiero olvidar a nuestros emprendedores, que ya lo estaban pasando muy mal con el estallido social ahora con la pandemia han sido totalmente abandonados.

Te invitamos a hacer otro ejercicio de imaginación, terminaste tu periodo como Alcalde de Providencia, ¿cómo querrías ser recordado?   ¿Cuál sería tu sello?

El sello más importante es que las personas vuelvan a hablar de Providencia como una comuna donde se puede vivir feliz, que esta sea una comuna alegre y con energía. Donde todos y todas estemos orgullosos de haber sido parte del proceso de planificación y del desarrollo comunal. Estamos acostumbrados a sentir que el municipio nos provee un servicio y nosotros somos sus clientes, lo que genera un bajo involucramiento vecinal. Nuestro sello es vecinos más empoderados.

Providencia puede más, al finalizar su periodo el Alcalde Cristian Aranguiz, habrá vecinos más empoderados, felices que fueron parte de su desarrollo, con el apoyo del municipio.

Lo veo así, lo veo en materia de seguridad ciudadana, por ejemplo, no se trata de tener más rondas policiales, requerimos una seguridad municipal eficiente, asertiva, pero también necesitamos programas de protección vecinal desde los vecinos. Tenemos que aprender de los modelos que nos brindan las ciudades de los países desarrollados.

Me gustaría que al final de mi mandato existiera de verdad el júbilo de la vida de nuestros adultos mayores. Quiero abuelos felices, que sean considerados, que puedan decir: yo como adulto mayor me transformé de ser un problema a ser parte de una solución. Como sujetos activos, siendo parte de su propio desarrollo. Superando la soledad que por estos días agudizó la pandemia,

Los niños, también, acá existe un solo jardín público, debe ser un compromiso tener más establecimientos públicos para hacer una gestión de la infancia.

Cristian, ¿un último mensaje?

Si esta entrevista llevara un titular (que no lleva, le explicamos) me gustaría que fuera: Providencia está en la inercia, aletargada, abandonada por la gestión municipal.

Tenemos una Alcaldesa que tiene el síndrome de Piñera, desconectada de los problemas reales de la gente, nos falta una mirada holística e integral, que pasa por entender que somos ciudadanos de derechos y deberes, y que no somos clientes. El desarrollo con participación vecinal, pasa por empoderar a los vecinos con educación ambiental, educación ciudadana que nos permita ser partícipes y motores del desarrollo que queremos.

Comparte en tus redes sociales:

One thought on “Cristian Aranguiz, candidato a Alcalde por el PS y el PRO

  • Lunes 8 de Marzo, 2021 at 10:03 am
    Permalink

    Como pueden usted y muchas otras personas postular a la Alcaldía de Providencia,si según la Alcaldesa esta es una comuna sin presupuesto.

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *