Pablo Jaeger, candidato a Alcalde por la DC y el PPD

Pablo Jaeger Cousiño (56) Abogado de la Universidad de Chile, ha tenido una vasta carrera en funciones públicas, privadas y en el ámbito académico. En los ’80 destacó en su rol como dirigente estudiantil, en los ’90 cumplió tareas de Gobierno y a la par fue desarrollando una actividad profesional vinculada al mundo de la TV, ocupando cargos directivos en RTU-Chilevisión y siendo Secretario Ejecutivo del Consejo de autorregulación y ética publicitaria CONAR. Desde 2016 es Concejal de Providencia. A la par ha ejercido su profesión en el ámbito de los derechos de aguas y recursos naturales.

La verdad es que en un principio no tenía pensado ser candidato a Alcalde. Pero dado este proceso que hemos logrado hacer, esta primaria amplia de toda la oposición para recuperar la alcaldía de la municipalidad de Providencia y debido a que, desde variados sectores, tanto de partidos políticos como organizaciones sociales de la comuna, me hicieron ver que yo podía ser el nombre que encarnara los cambios que se esperaban tomé esta decisión. En ese proceso fue muy importante, y fue lo que me movió a tomar la decisión, la solicitud que en ese sentido me hicieron varias presidentas y presidentes de Juntas de Vecinos, de clubes deportivos y de clubes de Adulto Mayor.

Es muy importante, sin duda, el apoyo de mi partido de toda la vida, la Democracia Cristiana y también del Partido por la Democracia; pero me hace mucho sentido que la propuesta que levantamos nace desde un deseo y anhelo ciudadano de muchas vecinas y vecinos de Providencia.

También creo que este apoyo de alguna u otra forma es un reconocimiento a mi labor como Concejal de oposición en estos cuatro años. En definitiva, lo que me dice la gente es que a través mío se sienten representados, que hay alguien que los escucha y que lleva sus problemas al Concejo Municipal. Ese reconocimiento lo atesoro y también me moviliza a dar este paso buscando la nominación de toda la oposición de Providencia.

Eres una persona que ha hecho acción política desde muy joven, ¿De qué manera esta decisión de postular a ser Alcalde se entronca con esos primeros años de actividad pública? 

El tema de la política y del servicio público me ha interesado desde muy joven, fui Presidente del Centro de Alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y en 1987 me tocó ser dirigente de la “revuelta” que obligó a la salida de Federici Rector impuesto por Pinochet que, diría yo, fue la primera derrota que pudimos propinarle a la Dictadura. Ese movimiento fue la antesala del Plebiscito del NO que ganamos al año siguiente. Aun así, nunca sentí que estuviera en la primera línea, porque tampoco tuve la intención de estar en ella. Sin embargo, en 2012 algo cambió, porque fui candidato a Concejal en Providencia, a pesar de haber sacado una buena votación no fue suficiente para ser electo pero, esto es lo más importante, ese año junto a la Pepa Errázuriz fuimos capaces de sacar a Labbé de la Alcaldía después de 16 años. Ese proceso me marcó no sólo por lo histórico del hecho, sino porque también me hizo reencontrar la política de contacto con los vecinos. Luego, historia conocida, desde 2016 soy Concejal de la comuna.

Esta última no ha sido una experiencia muy fácil, porque trabajar como Concejal de oposición con la Alcaldesa Matthei no es una tarea fácil. Es una persona que no soporta bien que la contradigan, que uno no esté de acuerdo con ella, trata mal, es una tarea difícil porque es una tensión permanente.

En este espacio invitamos a hacer un ejercicio de imaginación, pero muy decidor sobre las propuestas de los candidatos. Pensemos en que eres el nuevo Alcalde de Providencia ¿Cuál sería la primera medida que tomarías en el cargo?

Bueno, hay muchas cosas que hacer desde el primer día, pero dado que el énfasis de mi gestión como Concejal ha estado centrado en el ámbito de la transparencia y de la fiscalización, yo propondría como primera medida que los Concejos Municipales sean transmitidos en directo y queden a disposición de todos los vecinos y vecinas de la comuna.

Eso garantiza algo muy importante, esto es que los vecinos tengan la oportunidad, primero, de estar informados de lo que está pasando; segundo, que conozcan el rol que juegan cada uno de los Concejales y Concejalas y, por supuesto, que hace y dice el Alcalde de la comuna; tercero, es una forma de participar de los vecinos, para mí la participación es muy relevante y tengo varias ideas de cómo mejorarla y asegurarla.

Si me pides una medida yo diría eso, transmitamos los Concejos en directo. Yo lo he pedido, varias veces estos cuatro años, pero la Alcaldesa Matthei siempre se opuso. 

Hablaste de la participación en la gestión municipal ¿Qué podría hacerse para pasar de las palabras a los hechos?

Una de las grandes carencias que ha tenido la gestión actual ha sido la poca o menospreciada participación de los vecinos y vecinas. Y lo digo así porque creo que el tema de la participación tiene una primera componente, esto es que las autoridades quieran que la gente participe. Porque por muchas ordenanzas y regulaciones que tengamos, que faciliten la participación, si la autoridad que está a la cabeza de la comuna no quiere que la gente participe, la gente no va a participar porque el Alcalde tiene muchas posibilidades para hacer difícil esta participación.

Por ejemplo, a la Alcaldesa Matthei le hacían requerimientos, cumpliendo con los requisitos de la ordenanza de participación vigente, y ella accedía, pero citaba a reunión en horarios hábiles, eso ya limita que los vecinos y vecinas que trabajan puedan asistir y conocer del alcance de esos requerimientos. Eso no era casualidad, era porque a la Alcaldesa no le interesa la participación, ni fomentarla, ni facilitarla.

Si yo fuera Alcalde me interesaría mucho saber lo que los vecinos y vecinas están pensando sobre distintas materias, no sólo sobre la gestión administrativa o municipal, sino especialmente aquellas que son atingentes a los espacios y barrios, plazas, áreas verdes. donde viven los vecinos; respecto a los edificios que se están construyendo o las plazas que hay que proteger, en fin.

En mi gestión desarrollaré el tema de la participación porque creo en ella. Ahora, efectivamente, hay que hacer modificaciones a la normativa para fomentar la mayor incidencia de los ciudadanos en la gestión pública. Desde ya, por ejemplo, debiera ser importante no sólo que los vecinos y vecinas sean escuchadas, sino que su esa expresión de ideas sea vinculante para las decisiones que el municipio debe adoptar. Cambiar lo existente, las audiencias que citaba la Alcaldesa Matthei no tenían ningún sentido, porque escuchaba a los vecinos y decía Ok vamos a considerar lo dicho en esta audiencia. El resultado no era un estímulo a la participación, sino muy por el contrario ¿Qué incentivo podían tener los vecinos para gastar energía en un mecanismo así?

Hay muchas posibilidades para hacer cosas distintas, pero todas dependen de la autoridad, no da lo mismo quien sea Alcalde o Alcaldesa.

En redes sociales y a través de nuestra web de Providencia Participa hemos recogido un malestar ciudadano muy fuerte en cuanto al retroceso en materia de reciclaje y también por la aparición de grandes cantidades de basura en distintas calles de la comuna. ¿Cuál es tu propuesta en este sentido?

 Para mí el tema medioambiental, porque lo pongo en ese contexto, es de primera importancia porque además trabajo en ellos hace muchos años. Tengo muy clara conciencia de la importancia que estas materias se aborden con urgencia, los seres humanos ya no tenemos más tiempo para hacer las cosas de otra forma. Lo que estamos poniendo en juego es nuestra casa común, ni más ni menos. Estamos haciendo que nuestro hogar, el planeta tierra, no puede seguir siendo habitable de la forma como lo conocemos hasta ahora.

Para mí el tema de que Providencia se transforme en un ejemplo de comuna sustentable y de buenas prácticas ambientales es muy importante. Quisiera que la Municipalidad de Providencia no sólo fuera una comuna verde, sino más bien de verde intenso.

Ahora, en lo que dices, no sólo el reciclaje es importante, sino aún más el compostaje. He insistido en el Concejo que debiéramos invertir mucho más de lo que estamos haciendo en esta materia, Para que las personas aprendan a compostar sus residuos orgánicos, reduciendo sus volúmenes de basura, transformándolos en insumos para plantaciones, incluso de huertos urbanos, que estoy interesado en aumentar o en sus casas y edificios. Todo esto se puede hacer y no es muy oneroso sino más bien, nuevamente, es una cuestión de voluntad política.  

Efectivamente el retiro de residuos de reciclaje hemos tenido varios tipos de problemas. En esta materia la Alcaldesa optó por una innovación que ha fracasado profundamente. Esto es cambiar los puntos de reciclaje por un sistema de recolección móvil, en horarios específicos, que generó otros problemas, porque se empezaron a acumular residuos en diversos lugares. Esto requiere un trabajo en serio y buscar fórmulas conocidas, con horarios y lugares, conocidos por todos y todas. Nuestros vecinos tienen disposición a reciclar, hay conciencia de la necesidad de ello, pero requieren de un Municipio que esté a la altura de ese compromiso.

En los países donde esto funciona bastante bien uno se da cuenta que la cultura del reciclaje es muy importante y nosotros tenemos en la conciencia del vecino de Providencia un punto de partida que asegura nuestro éxito.

Respecto al retiro de residuos domiciliarios tiene otra connotación. Ahí se cruzan problemas presupuestarios con la crisis que generó la pandemia. Al ver reducidos sus ingresos la Alcaldesa Matthei optó por reducir los costos en esta materia, el tiempo y la acumulación de basura en las calles demostró que no fue una buena opción. Los evidentes problemas sanitarios y el malestar de los vecinos deben llevarnos a volver a la situación anterior a esta errada decisión.

Se ha instalado entre los vecinos una sensación de pérdida de calidad de vida en nuestra comuna. Nuestros espacios públicos han sido abandonados, algunas bibliotecas fueron cerradas, los Adultos Mayores fueron abandonados a su suerte con el cierre de sus centros, producto de la pandemia, en fin. ¿Cómo podemos salir de esta situación?

Para todos es evidente que eso es así. Ahora, para ser justos, una parte de la pérdida de calidad de vida y buen vivir en Providencia, se debe a la Pandemia y otra parte, en especial en algunos sectores focalizados, se debe al estallido social. Hay muchos vecinos y vecinas que lo han pasado bastante mal con ruidos, gases lacrimógenos e inseguridad.

Ahora, acá hay un diseño en la administración de los espacios públicos que los deteriora. Esto requiere de urgentes cambios, hay que entender que los vecinos necesitan y tienen derecho a contar con esos espacios de todos. Por ejemplo, le expuse a la actual administración mi preocupación respecto a los horarios de funcionamiento del Parque Inés de Suárez, que limitaban el uso de los vecinos, no me lo supieron explicar y se comprometieron a restituir ese derecho. Hay que entender que hay que hacerle mejor la vida a los habitantes de una comuna con, cada vez, mayor cantidad de edificios, por ejemplo. Necesitamos áreas verdes accesibles y bien mantenidas.

En otro asunto, yo soy muy crítico a como esta administración entiende la cultura.  La concepción de la Fundación de Cultura de Providencia es entre elitista y segregada. Porque son exposiciones y actividades en espacios cerrados, en el Teatro Oriente se privilegian espectáculos clásicos, en fin. No se pone el enfoque en la cultura que le hace sentido a la gente en sus barrios, en lo cotidiano, en la función social de la creación y representación artística. ¿Dónde está la música, la danza, la pintura, las expresiones culturales de los propios vecinos? Hay un menosprecio hacia todo ello y una sobrevaloración de la “alta cultura”.

Hay que imprimirle a la gestión municipal la convicción que la creación cultural de los vecinos debe contar con espacios y apoyos, porque mejora en los cotidiano la calidad de vida de todos y todas. Se deben abrir las bibliotecas, el Teatro Oriente, las dependencias de la Fundación a la cultura generada por los propios vecinos. En este mismo sentido es indispensable hacer cambios institucionales y de coordinación entre las diversas dependencias municipales que tiene que ver con la gestión cultural, no puede ser que la Fundación de Cultura, el Teatro Oriente, las Bibliotecas y Barrio y Patrimonio no tengan una instancia de coordinación que le de coherencia y eficiencia en el hacer.

Te invito a hacer otro ejercicio de imaginación, terminas tu periodo como Alcalde de Providencia y hay que decir en un par de frases lo que fue ¿Cómo te gustaría que se describiera tu gestión?

Quisiera que fuera recordado como un Gobierno Municipal innovador y osado. ¿Por qué? Porque la verdad es que hacer una buena gestión en Providencia no es una cosa difícil, me he dado cuenta que lo raro es hacer una mala gestión en esta comuna. Esta es una comuna con muchos recursos, en donde los servicios básicos están garantizados, por lo tanto, hacer una “buena” gestión no tiene ninguna gracia, que es lo que ha hecho la señora Matthei. Ella ha hecho una gestión “aceptable” pero ¿Qué gracia tiene eso?

Yo quisiera que, al final de mi mandato, la gente considere mi periodo como una gestión de excelencia, no puedo aspirar a menos. Correcta en materia del buen uso de los recursos e innovadora, una gestión moderna, novedosa y osada, para enfrentar de manera efectiva problemas que se arrastran desde hace mucho tiempo.

Gracias Pablo, ¿Algún último tema para destacar?

Sí, creo que para los vecinos de Providencia el tema de la seguridad es de primera importancia, quizás el de primerísima importancia, claramente. La Municipalidad tiene se preocuparse de que sus vecinos se sientan seguros, en el ámbito de su competencia, que estén seguros en sus barrios, domicilios, lugares de trabajo o de estudio.  

Durante estos cuatro años la Municipalidad implementó un modelo de seguridad con el cual yo no estoy en absoluto de acuerdo. Se creó una asociación de seguridad, entre tres municipalidades: Santiago, Estación Central y Providencia, no obstante que la nuestra es la única que la ha usado en algo y es la única que le ha aportado recursos, en los últimos dos años con traspasos por 11 mil millones de pesos. Esto tiene un problema de gestión en lo básico, dado que aquellos que tenemos atribuciones fiscalizadoras y, además, somos opositores de su gestión, no tenemos posibilidad alguna de fiscalizar e incidir en el gasto y la gestión en esta materia. En lo político esta es un área controlada exclusivamente por la derecha lo que, ciertamente, no da garantía de transparencia ni buenas prácticas.La Alcaldesa, en la práctica, ha querido crear un modelo de seguridad con el menor tipo de “restricciones” posibles. Todos los funcionarios que laboran en esta administración están contratados por el código del trabajo, no tienen responsabilidad administrativa, en fin. Como ya he dicho antes, el tema de la seguridad ha sido privatizado. Ya no está bajo el control directo de la Municipalidad. Esto requiere un rediseño para que, reconociendo que este tema es una prioridad, ¿cómo lo hacemos para que sea absolutamente transparente? Y, en otro enfoque, hacer que los vecinos se sientan seguros con más integración en sus barrios, junto a sus vecinos; sin duda, en materia de seguridad hay que entender las cosas desde la responsabilidad pública y con un enfoque más humano.

Comparte en tus redes sociales:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *