Verónica Pardo: Candidata a Alcaldesa por los Cabildos y Asambleas de Providencia

Entrevistamos a la candidata a Alcaldesa en las primarias ciudadanas de Providencia Verónica Pardo “soy vecina de Providencia desde hace 26 años, comuna que elegí para formar mi familia y echar raíces, encontrando en El Aguilucho un barrio donde he criado a mis dos hijos y a mi hija” –nos dice-  Es ingeniera comercial, magíster en dirección estratégica de organizaciones e individuos, también Coach de equipo y de personas. Durante su vida profesional ha trabajado en distintas organizaciones, privadas, públicas y sociales, en la definición de estrategias, y en la gestión de procesos y proyectos. Ha focalizado su atención, junto a equipos de trabajo, para el logro de sus objetivos en temas variados: pobreza, infancia, género, seguridad y educación

¿Desde dónde surge la idea de ser candidata a Alcaldesa en esta Primaria Ciudadana? ¿cuánto hay de ámbito personal y cuánto de colectivo en esa decisión?

Surge a partir del proceso que comenzó desde el 18 de octubre. Literalmente, me encuentro con vecinos y vecinas caceroleando en la esquina de mi casa, no me conocía con muchos de ellos. Nos miramos, después del tercer día, e hice algo que me sale muy natural, porque así soy en la vida, les dije: Bueno, sentémonos, digamos nuestros nombres y hablemos del Chile que queremos, hicimos una ronda de conversación y así surge la Asamblea de El Aguilucho.

Después de eso fueron muchas conversaciones, de distintos tipo, fue mirarnos, conocernos, entender el barrio. La pregunta que surgió de ahí fue ¿Cuál es la Constitución que queremos? Y luego… (y esto tiene que ver con mi forma de ver las cosas) ¿Qué vamos a hacer para que eso pase? Porque por un lado es el proceso constituyente, en que consiste lo que estamos discutiendo, pero también porque a mí me gusta ver la vida haciéndonos cargo y haciendo que las cosas pasen.

Digo que esta candidatura parte desde ahí porque también esto es hacernos cargo y que las cosas pasen en el ámbito donde nos desenvolvemos. Ese fue el inicio, miro hacia atrás y siento que mi pasión política se empezó a expresar en cómo nos coordinábamos como Asamblea, que actividades hacíamos, cómo acompañábamos a la comunidad en este periodo de pandemia; cómo generábamos un canal de comunicación y coordinación con las otras Asambleas de Providencia. Y vimos que no era sólo el proceso constituyente, sino pensar y hacer las cosas con un sentido de vivir en comunidad.

Po otro lado yo soy política, pero práctico una política donde las cosas no solo se hablan sino que ocurren, debe ser por lo mismo que siempre he sido una mujer bastante social. De hecho, respecto a ser candidata, mis hijos me dijeron “Mamá no es muy raro esto que decidiste”.  Y también a mucha otra gente no le pareció extraño. Como no era de un partido político quizás no era tan evidente, pero tal como se ha dado este proceso, donde la voz del ciudadano emerge con fuerza, esta candidatura es muy lógica. Me motivó dejar salir esta convicción:  que articulados, mirándonos a la cara, compartiendo inteligencias, podemos construir algo muy potente.

¿En qué momento esto se transformó en un anhelo municipal?

Bueno se acercan los partidos políticos y la organización 180 Grados en particular, se acercan a la CCAP (Coordinadora de Cabildos y Asambleas de Providencia) nos propusieron participar y desde ese espacio decidimos ir con alguien. Lo que vino después fue bien bonito, fueron dos o tres cabildos y asambleas quienes me propusieron.  Ya había tenido apoyo de la gente de mi barrio y de mi asamblea El Aguilucho, pero fue creciendo más allá. ¿Por qué no constituyente y si la Alcaldía? Me lo he preguntado, pero creo, y lo creen los vecinos, que puedo aportar desde el municipio, me hago cargo de ello. Fue algo sincrónico y natural.  

Hagamos algo lúdico: Eres electa Alcaldesa de Providencia ¿cuál sería tu primera medida?

Es un bonito ejercicio. Yo creo que mi primera medida sería hacer una invitación formal a todos y cada uno de aquellos y aquellas que van a ser parte de este municipio. A que hagamos este mismo ejercicio de imaginería.  Yo creo profundamente en los equipos de trabajo y en la inteligencia colectiva, en la capacidad que tenemos todos y todes para construir, me he impactado más de una vez con eso. A veces no tenemos mirada de algo, pero cuando hacemos la suma de miradas las cosas imposibles dejan de serlo. Para mí es un desafío personal el poder transmitir que este no es un proceso solo mío, tampoco sólo de mi equipo o el municipio, o los barrios. Mi primer llamado tiene que ver con el sentido y el propósito, ¿para qué?

Hay que hacer de verdad una invitación a ser parte de ese proceso. Yo creo en la función pública profundamente y creo que este proceso se va a trabajar bien en la medida de que todos y cada uno de los que están ahí van aportar a que eso pase. Esos son el organismo municipal, los vecinos y las vecinas, el Concejo, en fin, para mi jugar en esto no es jugar en agendas chicas sino en nuestra agenda global. Luego de ese inicio realizar acciones claras en torno al servicio público, el terreno, probidad, transparencia, feminismo, medioambiente, entre otros.    

Todos los candidat@s que participan de esta Primaria Ciudadana adscriben a aumentar la participación ciudadana, pero ¿Qué hay que hacer para que eso ocurra, con el sartén por el mango, desde la Municipalidad?

Primero, invitar, como te decía antes, a todos y convencerlos que este es nuestro propósito, luego seguir con que los servicios municipales, ¿Por qué digo que es lo primero? Porque hay que tener una entrega de servicios con estándares dignos, para quienes los proveen y para quienes los reciben. Sólo cuando el municipio cumpla con ese estándar mínimo tendrá sentido la participación de la ciudadanía respecto a la entrega de servicios. Entonces se notarán los acentos, profundidades y especificidades para cada barrio. No se trata de invitar a los vecinos a gestionar los servicios básicos, por decirlo de una manera, esos temas son el punto de partida para la participación.

Superada esa etapa convocar a todas las organizaciones de vecinos: COSOC, Juntas de Vecinos (no sé si están funcionando en algunos lugares) y, por supuesto, los Cabildos y Asambleas, que podrían ser espacios para que los vecinos, vecinas y vecines, puedan mirar y proponer desde las necesidades de los barrios.

No creo en sólo una mirada contralora de las organizaciones de vecinos y vecinas, porque no basta con enjuiciar desde afuera, diciendo esta me gusta o no me gusta, hay que hacerse parte de los nodos y dificultades. Tenemos dificultades específicas, pero también problemas comunes, hay que buscar miradas amplias para solucionar las problemáticas concretas de los barrios.

Varios vecinos sienten que hemos retrocedido en materia de reciclaje y recuerdan, además, que avanzar en este sentido era una promesa de la actual Alcaldesa. Iguales críticas hay hacia el servicio de retiro de basura ¿Cómo crees que se podría avanzar en ese sentido?

Este tema me interesa mucho. Viví un tiempo fuera de Chile, en una comuna al norte de Francia y ahí aprendí el concepto de “basura cero”. Tender a ponerlo en práctica debiera ser nuestro estándar, porque somos una de las comunas más ricas de Chile, tenemos un nivel y capital cultural gigante y porque, además, ya no tenemos tiempo, no tenemos tiempo mundialmente para seguir esperando que alguien haga algo. Lo que ocurre en Providencia con el reciclaje es vergonzoso, porque eso es lo mínimo.

Aplicar una política de basura cero significa hacer campañas reales, formales, de acompañamiento a los vecinos, vecinas y vecines, en términos de compostaje, por ejemplo. Reduces a la mitad tu basura si te haces cargo de los desechos orgánicos, eso es un tema de educación, pero también de coordinación. Si miras las casas y departamentos en plano individual es más complejo, pero entre los edificios, por ejemplo, pueden hacer compostaje común lo que hace todo más efectivo e impacta, como dije, en el 50% de tu basura.

El reciclaje también disminuye tu generación de basura, todo pasa también por la reutilización de las cosas. Esto pasa por repensar, re-usar, se trata de generar una nueva conciencia. Cada día avanzamos más en ese sentido, por eso mismo asombra nuestro retroceso comunal. El hábito yo lo tengo desde hace ya 10 años, cuando íbamos a reciclar a Vitacura y nosotros acá estacionados.

Providencia puede tener basura cero ¿Cómo? La gente puede apostar por hacer sus propios detergentes, confeccionar sus bolsas de compras, reutilizar envases, en fin. Comienzas a consumir menos y tomas conciencia de la importancia de un consumo racional, ojo: el consumo también tiene que ver con la salud mental.

Por último, necesitamos asegurar servicios básicos con estándares mínimos y, a la vez, pensar en cómo lo hacemos para generar menos basura.

Escuchamos con frecuencia que Providencia por ser una comuna acomodada tiene una óptima calidad de vida. Entiendo ella como el uso de los espacios públicos, los espacios de lectura y cultura, o para prácticas deportivas… ¿crees que estamos en un plano óptimo? ¿dónde falta poner los acentos?

Este es un tremendo tema, es especial estos días, porque tenemos graves problemas de salud mental y hay que abordarlos gigantemente, más con la pandemia. De hecho, ha aumentado el suicidio juvenil y el suicidio en la tercera edad.

Creo que hay soluciones  comunitarias y sistémicas. Hay que hacer muchas conversaciones con expertos y expertas de varios enfoques, pero tengo algunas ideas prácticas.

En esta comuna tenemos muchos cafés ellos, más el amplio espectro gastronómico, ayudan al buen vivir y desde ahí se genera mucha cultura. Desde la conversación y el encuentro. Esos espacios deben ser potenciados con librerías y bibliotecas; de manera incomprensible se quitaron esas bibliotecas pequeñas de las plazas. Eso debe retormarse, con talleres de conversación, con niños y niñas, talleres de cuentos relatados por personas de la tercera edad ¿por qué no? Los adultos mayores no tienen por qué estar encerrados en sus casas teniendo preciosas historias que contar.

Hay que retomar los espacios, los barrios, la cultura se exprese desde las plazas. Ya con las movilizaciones en los barrios se vio personas marchar con instrumentos, haciendo música en las esquinas; no necesitamos un ente central que gestione la cultura, necesitamos un ente articulador que facilite la cultura que ya está en los barrios.

Otro tema que es muy simple, Providencia es caminable, perfectamente podríamos pensar en hacer circuitos caminables y contar la historia que hay cada tras casa, calle o árbol de nuestra comuna. Podemos caminar de un parque a otro, tenemos parques preciosos, en fin, hay mucho por hacer. Hay que retomar lo que hemos perdido: la feria del libros Infantil y Juvenil, las ferias de artesanía popular del Parque Bustamante, el teatro al aire libre en ese mismo espacio, etc.

En materia deportiva, potenciemos las plazas como espacio para practicar deportes, en eso también hay que escuchar a los barrios. Había talleres deportivos para todas las edades, eso se ha perdido.  Por último, mantener y mejorar los grandes eventos, como el festival de Jazz, o recuperar algo tan bonito como la fiesta dieciochera.

Es incomprensible que con toda nuestras áreas verdes algunos piensen los malls como centro de encuentro para las familias.

Soñemos que terminaste tu periodo de Alcadesa, si alguien tuviera que escribir lo más importante de tu gestión, ¿Cómo te gustaría que lo consignara?

Que digan que fue una forma de gobernar donde cada una de las personas se sintió parte, que pudo aportar, que fue tratada con dignidad y donde su aporte tuvo una razón de ser: tener una mejor comuna, un mejor lugar donde vivir, trabajar o estudiar.

Para mí es muy importante que la gente se sienta parte, de verdad, ese es mi proyecta. Me siento orgullosa de poder llevar la voz y portar esas ganas de que las cosas pasen

Quiero que cada persona que estuvo en el municipio sienta que aportó y trabajó para crear una comuna con una calidad de vida digna.

Por último, ¿Algún tema que quieras relevar?

Si, quisiera hablar del feminismo. Yo he vivido la discriminación, por ser mujer y no decir las cosas de cierta manera, he trabajado el mayor tiempo de mi vida solo con hombres. Desde esa experiencia quisiera asegurar que el Municipio tuviera la capacidad de garantizar que toda mujer, ya sea como parte beneficiaria de sus programas o como trabajadora en esos programas, sienta que tiene la posibilidad de ser mujer en su plenitud.

Que no tenga acoso laboral o sexual, que se nos respete en la forma como hablamos; muchas veces lo hacemos desde el sentido, desde la emocionalidad; que seamos valoradas desde nuestras diferencias y nuestras miradas. De verdad que la educación debe dejar atrás el sexismo, de verdad nos necesitamos todos y todas. Cuando hablo de municipio feminista no digo municipio solo y para las mujeres, también invito a la deconstrucción de esta mirada patriarcal instalada, necesitamos trabajar todas y todos, pero desde un nuevo paradigma, donde nos respetemos por igual por ser personas. Tenemos las mismas capacidades, para construir esa nueva comuna y municipio que queremos.

Comparte en tus redes sociales:

One thought on “Verónica Pardo: Candidata a Alcaldesa por los Cabildos y Asambleas de Providencia

  • Lunes 10 de Mayo, 2021 at 12:20 pm
    Permalink

    Recuperar los espacios públicos que hoy se han convertido en campamentos y que en Providencia nunca se habían visto…hasta en las caleteras de Andrés Bello existen y nadie hace nada.

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *