En esta pandemia los barrios son nuestro mejor refugio

Este domingo conversamos con el Arquitecto León Sedaka, activo vecino de Providencia que, además, colabora en grupos de trabajo  y reflexión organizados por la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Providencia. En las siguientes líneas hacemos algo de historia pero, principalmente, nos detenemos en la vocación de la “defensa de los barrios” que caracteriza a la comunidad organizada de nuestra comuna

Una cosa que caracteriza a los movimientos y organizaciones sociales de Providencia es que, de forma más bien continua, están siempre reflexionando o proponiendo medidas en torno a la ciudad.¿ Coincides con eso?

Si yo creo que sí, aún más en estos tiempos de pandemia, existe un florecimiento de las ansias y deseos de participación ciudadana. Ahora bien ella, a mi juicio, debe ser guiada para hacer las preguntas correctas y en el contexto de una conversación entre todas las partes. La ciudad necesita distintas miradas que den cuenta de su diversidad. Todos, niños y niñas, jóvenes y viejos tienen su propia ideal de calidad de vida, por ejemplo.

¿Algo así como que cada uno debe sentir que la ciudad está a su medida?

Exactamente. Ahora bien la ciudad está en permanente construcción y en este periodo de confinamiento, a veces, tenemos exceso de información, hay demasiados foros virtuales desde donde hoy se está repensando el tema urbano. Llegó el momento de priorizar.

Es interesante tu enfoque que, finalmente la reclusión haya gatillado una reflexión sobre lo que no tenemos: el espacio público, la vida social, como  en una suerte de añoranza…

Es verdad, pero tenemos que preguntarnos ¿Transformar qué? ¿Para qué? ¿Cómo? Es un buen momento para pensar aquello. Después de todo en la historia del mundo, las crisis sanitarias y los virus masivos, o letales, han transformado la configuración de las ciudades.

PROVIDENCIA PERDIÓ EL GLAMOUR QUE TENÍA

¿Y cuál es la gran pregunta que debemos hacernos hoy?

Incluso desde antes del COVID se ha estado reflexionando sobre los estándares mínimos para asegurar una buena calidad de vida en la ciudad. Por ejemplo, en nuestra comuna hay muchas Providencias, cada barrio tiene su ADN; nuestra comuna es extraordinaria pero hay lugares cuya imagen urbana se ha deteriorado, que solamente “tienen un buen lejos”, en esto nos auto engañamos, pero esta pandemia nos ha puesto anteojos, de dioptrías más altas, que nos permiten mirar aquello que no queríamos mirar.

Nada más miremos lo menoscabada que está nuestra Avenida Providencia,que es parte integrante del principal eje de oriente a poniente en la Región Metropolitana. Hace 45 años fuimos una comuna pionera en hacer una tarea urbana y tener una visión que todas las demás comunas intentaron imitar. Me refiero a “la ciudad jardín” y a la gran obra de don Germán Bannen.

Un sello muy particular, la piedra basal del Patrimonio urbano de Providencia …como los cafés literarios…

Yo creo en un dicho de mi abuelo español: “la ciudad es un libro que se lee con los pies”yo creo que esas bibliotecas fueron un aporte en llevar la cultura a los niveles más cotidianos; hacer de la cultura un rito diario.

Ahora, esa Providencia, la Providencia de Bannen de los años ’70 y 80 que tenía un espectacular glamour, que se expresaba en que todos querían venir a pasear acá, todos querían ver y ser vistos en Providencia,  tenía su base  en la caminata y en el encuentro. Entre Tobalaba y Manuel Montt esa era la dinámica en la que la gente compartía con otra, avanzando, conversando, mirando las vitrinas, tomando un café, todo eso era un enorme paseo.

Pero eso suena como algo del recuerdo… ¿hemos perdido mucho de eso no?

Hace ya  algún tiempo que hemos perdido glamour. Ya no tenemos calidad en las calles y veredas, la fachada de los locales comerciales, remodelaciones de edificios, en fin… dejamos de ser un referente en materia de cultura. Por ejemplo, muchos barrios podrían albergar salas de teatro, más pequeñas, construir teatros y grandes salas son inversiones caras.; pero si pensamos, como planes pilotos, en  la habilitación de salas pequeñas, a partir de los recintos universitarios o los colegios de la comuna o de instituciones, podríamos multiplicar los metros cuadrados de áreas culturales.

LOS BARRIOS SON NUESTRO REFUGIO

León, hemos escuchado majaderamente que la construcción de barrios es lo ideal, pero esto es más que una cuestión de voluntad. Tengo la impresión que la institucionalidad vigente no conversa con esa premisa..

Yo separaría el tema en dos aristas. Lo primero, cuando se pensaron los barrios y la ciudad jardín, a través de la ordenanza en Providencia,  se estimuló la instalación de parques y jardines abiertos a nivel de la calle para caminar; además, se incentivó el desarrollo del espacio público.

En ese tiempo disminuir los tiempos de desplazamiento de las personas, con un equipamiento a distancia de no más de 15 minutos, no era prioritario y tal vez no se le dio la importancia que necesitaba.

Eso nos lleva a lo segundo,  hoy tenemos que repensar eso preguntándonos  ¿Debemos entregar mayor cantidad y variedad de uso de suelo para que existan más emprendimientos locales y así damos más vida a los barrios? No es mala idea, en este tiempo de pandemia nos damos cuenta que hay mayor seguridad sanitaria cuando podemos cubrir nuestras necesidades en nuestro propio barrio, ahí no necesitamos las grandes cadenas…los barrios son nuestro refugio.

Pero hoy por hoy la autoridad local pareciera no coincidir con esto, con esa ciudad basada en la vida de barrio

La identidad de barrio debe ser resucitada, para que el espacio urbano esté a escala humana. A nosotros, en general, nos gusta compararnos, por ejemplo, con Buenos Aires. ¿Qué pasa ahí? Esa es una ciudad construida desde sus Barrios, estamos hablando de  La Boca, la Recoleta, Palermo, Avellaneda, Caballito, Chacarita y otros, la compenetración de los vecinos con su entorno es muy fuerte. Se “camisetean”, se conocen, compran ahí mismo, se cuidan y apoyan entre ellos porque se conocen.

Para eso un primer punto de partida, que no tenemos, sería tener claridad del equipamiento de cada barrio, ver si  cumple los estándares mínimos de calidad de vida y bienestar territorial. Tal vez entre el gobierno local, los empresarios o medianos empresarios y las juntas de vecinos puedan trabajar y planificar. No todo es mercado y/o pura intuición.

¿Cómo construir barrios con la invasión diaria que experimentamos a través de la numerosa población flotante que recibimos?

Hay que lograrlo, hay que equilibrar esa relación obteniendo beneficios para ambas partes, entre los residentes de los barrios y aquellos que visitan por diversas razones la Comuna.La gente viene a Providencia por los servicios, pero principalmente, porque aquí está su fuente de trabajo. Hay barrios en la comuna que tienen 16 mil habitantes y reciben 100 mil o 150 mil personas diarias. Ese “conflicto” hay que resolverlo con una planificación y diseño urbano apropiado. Ahí necesitamos, por ejemplo, veredas más anchas, tener mayores superficies peatonales, mobiliario urbano de calidad, más áreas verdes, más espacios públicos, soterramiento de cables, etc. Necesitamos pensar Providencia…todas y todos.

Comparte en tus redes sociales:

4 thoughts on “En esta pandemia los barrios son nuestro mejor refugio

  • Domingo 27 de Septiembre, 2020 at 12:35 pm
    Permalink

    Excelente punto de vista, atingente y muy necesario, no solo en Providencia, en todas las comunas que conforman el área metropolitana se requiere revivir el barrio, desde donde inyectar progreso sustentable a la ciudad. Edificar desde lo micro a lo macro, no a la inversa cómo se ha estado haciendo estas últimas décadas.
    Sr. León Sedaca A. Le felicito por tan Lucinda visión urbana en tiempos de locura.

    Reply
  • Domingo 27 de Septiembre, 2020 at 2:50 pm
    Permalink

    Las veredas en hral.en.Providencia , no.estan.pensadas p/ AM ni niños pequeños.Las arboladas son estrechas y con raices q’ levantan el pavimento: una trampa.Ademas tenemos patinetas, bicicletas( s/ patentes y scooters por veredassin regulacion y a altas velocidades.Falta mantencion de arboles en calles y parques.Las escuelas y recintos educ.debieran ser , a mediano plazo a distancia caminable desde sus hogares.Eso evitaria tanto transito y desplazamiento.

    Reply
  • Domingo 27 de Septiembre, 2020 at 5:32 pm
    Permalink

    “la ciudad es un libro que se lee con los pies” . Quien más capacitado que Leon Sedaka para urbanizar, para regalarnos barrios. Lo lleva en la sangre, en la pupila, en el alma.

    Reply
  • Miércoles 30 de Septiembre, 2020 at 2:11 pm
    Permalink

    Me parece fantástico que de una vez por todo se considere a los URBANISTAS en la mirada y planificación de los territorios y no sean las autoridades o empresarios que por mostrarse o lograr un buen negocio resten calidad de vida y o arrebaten la identidad a sus vecinos actuando como dioses (usan palabras como “comunidad o sociedad” y la verdad que desconocen su significado)
    Me gusto la entrevista

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *